jueves, 23 de septiembre de 2021

El que BUSCA ENCUENTRA ? puede que si o puede que no, sonrío



Hola malena, te anotarás mi teléfono y así nos comunicamos por WhatsApp? 

Súper, me tomo nota. Bla bla bla ... Hecho guapa, seguimos en contacto. 
Pasan unos días y decido enviarle un watsapp. Uishhh no lo entiendo, "si lo anoté en contactos, será que tengo mal el n°?"
Me lo reenvío por email. No es posible grrrrr Jopetaaaa  si es eseee.
Stop, respira malena. 
Pero al mirar por trigésima vez .... el n° estaba introducido en el lugar que pone organización. Como podía conseguirlo si lo estaba intentando desde el sitio equivocado, con la información inapropiada.... En la vida cuando vemos que más de lo mismo noooo nos lleva a nada de lo que queríamos, no le demos más vueltas, hay algo que no hacemos bien.
La vida nos da pistas y a veces ni las vemos.
Porqué? porque algunas personas piensan que es un coñazo estar atento a las pistas, otros simplemente no creen en ellas y otros porque se autocovencen de que mejor seguir así, que todo lleva su tiempo y que algún día puede que incluso por casualidad o por ese arte de magia tan bonito como poco probable,  lograrán  mandar el whatsapp... Sonrío

Mi reflexión de vida me dice que las cosas se ven desde otros ojos cuando te das cuenta que aunque sea cierto eso de que "dos y dos son cuatro", no todos los 4 son iguales. 

Depende, de qué? De qué cosas sumemos y cómo las sumemos. 

El otro día me preguntaron que hice para poder estar feliz durante la enfermedad de mi madre. Contesté muy rápidamente : dejar de buscar la felicidad en el sitio equivocado (como el n° del Whatsapp que os comentaba al inicio). 

Nos hará bien en muchas ocasiones, asumir que nuestra realidad ha cambiado, que nuestra vida ha cambiado. Pero lo bueno es que gran parte de nuestra próxima felicidad va a depender de las oportunidades que veamos y elijamos para encontrar la mejor versión de nuestra realidad. 

Esta semana que se recuerda especialmente el alzheimer y a los cuidadores, me he acordado  que  hace años que decidí mirar la enfermedad de mi madre desde otra perspectiva, ver en aquella etapa una época distinta a la que esperaba vivir, pero muy rica en matices y en colores emocionales. Y para eso decidí volver a pintarle los labios de rosa a mi madre, como a ella tanto le gustaba, a disfrutar de los paseos cerca del mar con ella, aunque fuera acompañándola en su silla de ruedas, parándome para darle un besito es su nuca y decirle al oído te quiero, asumiendo no con resignación que no me contestará ese "yo también hija" (como siempre me decía),  sino con esperanza de conseguir el mejor premio : su sonrisa.

Cuando una etapa mala o mediana aún no se puede cerrar, nos ayudará el aprender a vivirla y a sentirla de otra forma. Os diría con emociones inteligentes o con inteligencia emocional. Y lo bueno, es que eso es algo a lo que todos tenemos acceso, porque en cualquier momento de la vida se puede aprender o simplemente utilizar.
Y si por el contrario llega el momento de cerrar esa etapa, porque de forma voluntaria así lo hemos decidido, o porque simplemente se terminó, nos puede ayudar a seguir caminando más felices, el decidir coger la mochila emocional y  llenarla tan solo con aquello bueno y bonito que hemos podido sumar. 

Dicen y me uno a eso, que "la vida da muchas vueltas". 
Y si le ayudamos a que estas vueltas nos deje en un lugar llamado ilusión? 
🙏Apretadito y 😘Sonoro